Discurso

Acción Cultural Popular - ACPO

Ganador Solidaridad - 2017

Palabras deKenny Lavacude en la ceremonia entrega de galardones, Bogotá D.C., 4 de octubre de 2017.

Consejo Directivo de la Fundación Alejandro Ángel Escobar
Miembros del Jurado

Quiero darles las gracias por esta enorme distinción que nos alegra, enorgullece y compromete a trabajar más y mejor por, para y con nuestros habitantes rurales. Este agradecimiento lo doy en nombre del Consejo Superior de ACPO, de su Junta Directiva, del personal, en mi propio nombre, y, sobre todo en nombre y como homenaje a nuestros habitantes rurales.

En el año 1947 llegó a la minúscula población de Sutatenza un joven sacerdote. Este hecho aparentemente sin importancia, estaría llamado a marcar un hito en la historia de nuestro país. Nació Acción Cultural Popular - ACPO, y con ella las Escuelas Radiofónicas, y quien las impulsó fue ese joven sacerdote, que se hizo grande, Monseñor José Joaquín Salcedo. Muy pronto a esta gran gesta educativa se unió también el padre José Ramón Sabogal, para constituir la pareja de visionarios educadores populares que influirían en los grandes movimientos educativos del siglo XX.

Durante más de 40 años el campesinado colombiano vio cambiar su vida de manera significativa a través de los mensajes y las enseñanzas que le llegaban directamente a sus hogares a través de Radio Sutatenza y de otra serie de instrumentos educativos eficaces que iban a tener incidencia inmediata en la formación de los campesinos, en su productividad y en su inclusión social. El habitante rural, tenido en tan poca valía entonces, no sólo aprendería a leer y a escribir, sino que sería consciente de su dignidad humana y de su papel en la construcción del país.

ACPO haría del campo y de sus habitantes un actor de primera línea en la historia nacional.

Muchas circunstancias de diversa índole detuvieron el ritmo de la labor de Acción Cultural Popular, pero la entidad, a baja marcha siguió apoyando pequeños grupos rurales.

Iniciando esta década y conscientes de nuestra responsabilidad para con el campesinado colombiano, y de la urgencia de su inclusión en la sociedad de la información, sin descuidar la productividad, la cual genera progreso y, por tanto, arraigo, en 2012, ACPO inauguró su nuevo programa, hijo de las Escuelas Radiofónicas: las Escuelas Digitales Campesinas.

El medio rural colombiano cuenta con más de 14 millones de habitantes, de los cuales casi la mitad se encuentran en situación de pobreza multidimensional, lo cual significa que sus posibilidades de movilización social son mínimas. De seguir así, generaciones y generación estarían avocadas a la marginalidad y a la irrelevancia en un país que está por construir y que necesita de todo su talento humano para llegar a ser un escenario de solidaridad, paz y justicia donde la vida sea posible.

Acción Cultural Popular - ACPO, a través de sus programas, propone un camino de esperanza con una apuesta que abarca el desarrollo integral no solo del habitante rural como individuo, sino también de la comunidad, contribuyendo a través de su método activo y participativo a la construcción de una verdadera ciudadanía rural ejercida por sus titulares y reconocida, valorada y legitimada por el pueblo colombiano.

El llamado de los habitantes rurales, finalmente, nos compromete con el reto de volver el campo ese Edén primigenio, ese paraíso entregado por el Creador para que lo administráramos, no para que nos adueñáramos de él; para que lo usáramos, no para que abusáramos de él. Los habitantes rurales con sus valores ancestrales, con su amor por la madre tierra, son los más altos y más cualificados actores sociales para la construcción de la paz con la que desde hace décadas sueña Colombia. Y ACPO estará siempre a su lado y de su lado para lograrlo.

Mil gracias, de nuevo a la Fundación Alejandro Ángel Escobar por este gran aliciente que nos compromete mucho más y nos lanza a andar los próximos 70 años de vida de nuestra entidad con orgullo, alegría, compromiso y con la certeza de que ningún esfuerzo es en vano cuando se trata de luchar por la vida y la dignidad de aquellos a quienes más se les han vulnerado sus derechos.

Kenny Lavacude
4 de octubre de 2017