Demografía y estimación de cosecha de cinco palmas andinas ornamentales en Colombia.

PAULA ANDREA CEPEDA MAHECHA, estudiante de Maestría en Biología Aplicada de la Universidad Militar Nueva Granada, Bogotá.

Resumen del proyecto de investigación

“En Colombia las especies de palmas son ampliamente usadas para diferentes fines, siendo el ornamental uno de los más extendidos. En la región de los Andes estos usos son muy populares, llegando incluso a formar parte de mercados establecidos en algunas ciudades principales.

Tal es el caso de Chamaedorea linearis, Chamaedorea pinnatifrons, Geonoma orbignyana, Geonoma undata y Ceroxylon quindiuense, cinco especies de palmas andinas con historia de uso como ornamentales, cuyas poblaciones se encuentran en vulnerabilidad. Las actividades de cosecha de estas especies se basan en hojas para arreglos florales y palmas enteras, que ocurren sobre poblaciones silvestres.
Sin embargo, estas prácticas, sumadas a actividades de degradación y pérdida de hábitat pueden generar un factor de amenaza y reducción de sus poblaciones, siendo esto importante al considerar su estado de conservación actual. Es así como a largo plazo se puede poner en peligro la provisión del recurso a las comunidades campesinas que las aprovechan.

Por lo anterior, se hace necesario determinar el estado actual de sus poblaciones y el impacto que puede generar las actividades de cosecha, de forma que sea posible generar recomendaciones de uso sostenible que aseguren el recurso. Hasta la fecha se conocen estudios que involucran la dinámica de mercados regionales de hojas y algunos aspectos demográficos como la producción foliar o características de su reproducción.

No obstante, son pocos los trabajos que permiten conocer el estado actual de sus poblaciones en la región y la estimación de su respuesta a las prácticas de cosecha. Por esto el objetivo de este estudio es determinar la demografía de las cinco especies de palmas andinas mencionadas y estimar el impacto de diferentes escenarios de cosecha. Esto nos permitirá conocer el estado de sus poblaciones y el impacto del uso que se les puede estar dando. Además, permitirá el desarrollo de planes de manejo, que involucren recomendaciones de cosecha, contribuyendo así con su conservación.”