Reseña

The Influence of Biogeographic History on the Structure and Functioning of Neotropical Tree Communities

Mención Ciencias Exactas, Físicas y Naturales - 2021

AUTORES: Jilbert Sebastián González Caro (Representante del colectivo), Candidato a Doctor en Ecología, Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín y Álvaro Javier Duque Montoya, Profesor Titular, Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

“La variación en la biodiversidad a lo largo de una montaña o entre diferentes latitudes (tropical o templado) son patrones reconocibles para cualquier persona, por décadas han llamado la atención de los ecólogos y se atribuyen principalmente al efecto de la variación climática (e.g., temperatura). Adicionalmente, hay otros menos conspicuos como la variación en fertilidad de los suelos o inundación, que tienen un papel importante a escala de paisaje. Entender como estos factores ambientales influencian la distribución de las especies es fundamental para predecir como pueden ser afectados los ecosistemas en respuesta al cambio climático.

Sin embargo, existen regiones con las mismas condiciones climáticas, pero con grandes diferencias en su biodiversidad. Por ejemplo, aunque son sitios con características ambientales similares, los bosques tropicales de la Amazonía tienen más especies de árboles por unidad de área que los de África. Estas variaciones inexplicadas en el número de especies llaman la atención sobre el rol de otros procesos ecológicos o evolutivos diferentes a las condiciones climáticas en la configuración actual de los patrones de biodiversidad.

Una posible explicación son las contingencias a las que han estado sometidos los ecosistemas a lo largo de su historia geológica. Por ejemplo, la región tropical se ha expandido y contraído, en diferentes momentos, como resultado de cambios climáticos. De igual manera, otros eventos geológicos como la formación de montañas o ríos afectan los patrones actuales de diversidad. Por ejemplo, el levantamiento de los Andes tuvo un impacto significativo sobre la biota de Suramérica, ya que cambió la configuración hidrológica de la cuenca del Amazonas, generando un mosaico de tipos de suelos y bosques inundables como los que vemos actualmente. Además de actuar como barrera geográfica para la migración de especies y crear nuevas condiciones climáticas como las zonas frías restringidas al sur de Suramérica. En conclusión, este evento geológico afecto la historia evolutiva de los bosques amazónicos y andinos.

En los bosques amazónicos la dispersión de las especies a lo largo de la historia evolutiva a estado restringida por las barreras geográficas impuestas por las áreas inundables y los gradientes de fertilidad del suelo. Aunque, la gran mayoría de especies de plantas amazónicas tienen el potencial de dispersarse a cualquier sitio de Amazonía (en tiempos evolutivos), no todas logran establecerse en cualquier sitio. Es decir, las condiciones locales seleccionan por estrategias ecológicas particulares, lo cual genera los gradientes de especies que observamos en estos bosques y posiblemente facilitan la generación de nuevas especies.

Por otra parte, el escenario más plausible para explicar la conformación de la flora de los Andes involucra la migración de especies desde ecosistemas tropicales como Amazonía y ecosistemas templados como Norteamérica y el sur de Suramérica. Las especies que desde allí se dispersaron tienen características fisiológicas o morfológicas que les facilitan mantenerse en condiciones frías originadas por el levantamiento de los Andes, mientras que las especies de árboles de tierras bajas tropicales que se dispersaron hacia ellos fueron restringidas por las nuevas condiciones ambientales, seleccionando solo aquellas que tenían resistencia al frío, como lo son las especies arbóreas de menor estatura. Este proceso de formación histórica de los bosques de los Andes tropicales tiene consecuencias en su estructura actual: la mayoría de árboles de gran tamaño como robles o nogales son especies de origen templado, mientras que las de tamaños menores son de origen tropical. Es decir, la historia biogeográfica de los bosques andinos ha dejado huella.

Las especies de árboles de origen templado que colonizaron los Andes determinan en gran medida los servicios ecosistémicos que prestan. Por ejemplo, las especies Quercus humboldtii y Colombobalanus excelsa, son de las que mayor cantidad de carbono almacenan en bosques dominados por ellas y conocidos como robledales. El carbono acumulado en los bosques andinos, particularmente en los robledales, contribuye con la regulación climática y la estabilidad del planeta.

En resumen, los procesos geológicos y biogeográficos juegan un papel importante en la conformación actual de los bosques amazónicos y andinos, siendo los procesos de dispersión fundamentales en promover la diversidad de estos. Es decir, el movimiento de las especies puede ser el proceso más importante en generar los patrones de biodiversidad de los bosques más diversos del planeta y se podría pensar que las especies tienen la posibilidad de evadir el cambio climático, siempre y cuando se preserve su hábitat natural.”